martes, 7 de agosto de 2007

Domino's Pizza, si que hacen DAÑO



Por Irvin Lechuga Otamendi


El domingo por la tarde, mis padres salierón a una reunión, La Primera Comunión de unas primas; decidí no ir, porque tenía que estar revisando unas cosas y escribir otras, así que no fui.


Mi madre me dejó dinerito y el teléfono de Domino´s Pizza, algo muy cool de parte de ella. Así fue, llamé y pedí una pizza mediana de Pepperoni, ya que no podía pedir una Pizza Individual, que porque la compra mínima era de noventa y nueve pesos y esa "pizzita" costaba cuarenta y cinco pesos.


Espero alrededor de veinticuatro minutos, cuando el repartidor se aproximó a mi casa y empezó a tocar el claxon de su motoneta. Debo admitir que me empecé a reir, fue gracioso el sonido que emitía aquél objeto.


Bajé muy entusiasmado con dinero en la mano y las llaves para poder abrir la puerta. Abrí, salí y recogí el pedido. Le di diez pesos de propina; pobres chicos que se esfuerzan para llegar a tiempo y no los regañen por no llevar el dinero de dicho alimento.


Cerré la puerta con llave, subí las escaleras velozmente para poder disfrutar de una rica Pizza en la comodidad de mi cuarto. Me comí 5 pedazos del círculo perfecto que lo conformaba. Comí Canelazos con mucho jarabe, mientras platicaba con Martín y Fany.


Hasta ese momento todo iba bien, ya estaba satisfecho, ya no cabía nada más en mi pequeño estómago, y realmente es pequeño.


A la mañana siguiente, desperté para bañarme y alistarme para el "trabajo", hize 'pipí' y 'popo', como todas las veces, ¿no? Todo normal.


Ayer que iba llegando de ver a mi amigo Gabriel, no estaban mis padres, pero lo que sí había, eran los 3 pedazos restantes de la pizza del otro día, los comí con refresco de manzana, catsup y salsa.


Pero cual va siendo mi sorpresa, que después de varias horas de haber terminado de 'comer', mi estómago emitía sonidos extraños y mi herida de la apendicectomía, me dolía mucho. La razón era que mi estómago no había "consentido" bien la pizza y el material organico descompuesto por acción de los jugos gástricos estaba regorgoteando por mis intestinos tanto grueso como delgado.


Y ustedes podrán completar parte de la anecdota... ahorita estoy en casa y no pude ir al trabajo por esa misma razán, aún me duele mi panza, mi madre argumentó: "como no estás acostumbrado a comer ese tipo de alimentos con grasa, te hizo daño y quién sabe con qué tipo de ingredientes las preparen". Tenía razón.


Lo que más me indigna es que uno come lo que esas empresas promueven como "alimento" saludable y sin ningun riesgo al dar la primera mordida, pero lo que es cierto es lo que le paso a mi amiga Alejandra: al igual que yo, consumió Domino's Pizza, y lo grave fue que le dio Fiebre Tifoidéa, algo muy espectacular y denso.


Espero que este artículo no implique demandas y ese tipo de cosas referentes a la empresa global.


2 comentarios:

  1. ou no si eso estuvo re feo ami!!!
    ya no confiare en ellas wakala!!!
    si ami q mal!!!

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, domino pizza es quien tiene la mayor cantidad de exquisiteces de mexico

    ResponderEliminar

Qué CHEVERE NICE que te das el tiempo de leer el post y mucho más que comentes, te quejes o coincidas conmigo al escribir